16 de abril del 2021

Dlls / Peso Not Found

UDIS de BANXICO looks like we got no XML document

UMA $ 75.49

Logo GarantizaBlog

La inflación está mostrando una gran resistencia a disminuir.

15 de diciembre del 2017

Como lo confirma el dato del Inegi para la primera quincena de este mes, en el que el crecimiento de los precios fue de 0.92%, para tener una inflación anual de 6.59%, la cual está muy cerca del máximo alcanzado durante este año.

Es un hecho que, como lo anticipé en esta columna y en mis espacios en medios electrónicos (todos dentro de Grupo
Imagen), la inflación tocó su máximo en la segunda quincena de agosto, que se ubicó en 6.74%; sin embargo, el proceso de desinflación ha sido sustancialmente más lento de lo que se esperaba, en buena medida por algunos precios, como el del gas o algunos alimentos.

Entre los precios que más aumentaron durante esta quincena se ubica la electricidad y el del gas doméstico, que consistentemente ha tenido fuertes incrementos de precios.

La inflación es, sin lugar a dudas, una suerte de cáncer que corroe a la economía y daña el poder adquisitivo de los niveles de ingreso.

Es comprensible que la inflación haya podido estar temporalmente por encima de la meta, en una buena medida por la decisión económicamente correcta de aumentar el precio de las gasolinas por la vía de quitarle el subsidio a las gasolinas, lo que beneficiaba a los más ricos, resulta total y absolutamente correcto. De hecho, en la inflación de enero se verá un efecto que podría ser de aproximadamente un punto porcentual en la inflación.

Lo que no se comprende es que nadie esté haciendo nada para disminuir el alza generalizada y sostenida de los precios. Los miembros del Banco de México tienen la cabeza puesta en otro lado, en buena parte por el capricho del presidente Enrique Peña Nieto de jugar a los tiempos políticos con una decisión totalmente técnica.

ARRASTRE LENTO

El gobernador del Banco de México, evidentemente, no está concentrado en el trabajo que dejará en unos días más. Está muy ocupado con las despedidas, como si fuera Julio César Chávez o Vicente Fernández. Su agenda ha dejado de estar enfocada en su función y parece mucho más la de un rockstar.

Los miembros de la Junta de Gobierno también están distraídos. Roberto del Cueto, quien podría ser nombrado gobernador interino si Peña Nieto sigue con su jueguito político, ha tenido que recibir cualquier cantidad de golpes de aquellos que no conocen su historia y su gran conocimiento.

Alejandro Díaz de León, quien deberá ser el próximo gobernador del banco central, tiene que andar cuidándose mucho, puesto que no vaya a ser que del plato a la boca se caiga la sopa. Algo similar pasa con Manuel Ramos Francia y Javier Eduardo Guzmán Calafell, quienes, según parece, tienen algunas velitas prendidas y prefieren esperarse a ver.

El desbarajuste institucional llega hasta algunos empleados, quienes están pensando con quién tienen que quedar bien de entre los miembros de la Junta de Gobierno o si se preparan para recibir a José Antonio Meade o a algún otro, como José Antonio González Anaya.

Así, la inflación se mantiene en niveles verdaderamente elevados y parece que a nadie le importa: Peña Nieto divirtiéndose o algo parecido con el proceso electoral mediante una indebida politización de quién debe estar al frente del Banco de México, porque está jugando Jenga electoral.

El todavía gobernador se ha convertido en un zombi o una figura decorativa en el instituto emisor. La fuerza de la institución ha sido severamente vulnerada ante la falta de una cabeza clara que esté concentrada en la misión principal: la estabilidad de precios.

DAÑANDO AL BANXICO

Una comparación. En febrero termina el periodo de Janet Yellen como presidente de la Fed y ya se sabe que su lugar será ocupado por Jerome Powell. En México termina el periodo del gobernador y, como le informé hace más de diez días, hay quienes creen que no es grave tener un interino un par de semanas para que coincida con los tiempos del destape del candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Es muy preocupante que la solidez y seriedad económica que se ha venido construyendo desde que el Banco de México es autónomo ahora sea parte de un juego político que va mucho más allá de la próxima elección.

Es evidente que la inflación está fuera del intervalo fijado por el Banco de México y que se requieren acciones adicionales por parte de este instituto a favor de los mexicanos, particularmente los que menos tienen.

El dato que se dio a conocer hoy de la inflación debería ser suficiente para que el presidente Enrique Peña Nieto proponga al nuevo gobernador del Banco de México, el Congreso lo apruebe en el menor tiempo posible y comience a tomar decisiones que tiendan a disminuir la inflación. Hoy es claro que algo se tiene que hacer para anclar las expectativas y no hay nadie a cargo.

 

Referencia: http://www.dineroenimagen.com/2017-11-24/93326?utm_source=dineroenimagen_desktop&utm_campaign=relacionados&utm_medium=article

Compartir

Deja un comentario:

Comentarios

Notas
Relacionadas

15 diciembre 2017

Guía rápida para entender a la criptomoneda más famosa.

leer más
15 diciembre 2017

Las afores son un éxito para bancos en materia de recolección.

leer más
15 diciembre 2017

¿La inflación continuará alta?

leer más